jueves, 25 de mayo de 2017

Tenemos una cita

Este año vuelvo a la Feria del Libro de Madrid, ¡bien! No quiero que parezca que escribo esto sólo por mi interés para que todo el que me lea venga a verme, no soy tan egocéntrica. Si queréis saber que estaré en la caseta número 44 de la Librería Antonio Machado, ya haréis algo para averiguarlo, no me corresponde a mí decirlo todo, como tampoco es mi trabajo advertiros de que será el día 4 de junio de 12:00 a 14:00 hora local de Madrid (encima querréis que lo ponga en negrita o en cursiva, claro). No, no estoy aquí para dar los detalles que cada cual puede encontrar en la página oficial de la Feria del Libro de Madrid (pinche aquí, por cierto). 


Quería hablaros de lo que me ocurrió hace años cuando, después de darme un paseo por la Feria y de comprar un par de libros, me senté a tomar un gin-tonic y a ver a la gente pasear. Algún día estaré firmando en una de esas casetas, me dije con más poca vergüenza que otra cosa. Y ese algún día llegó hace tres años, y se repitió hace dos y volverá a repetirse el próximo 4 de junio… ¡Vaya, se me escapó la fecha! No diré que este es el más importante de los tres, porque cada uno lo fue por alguna razón; el primero por ser el primero, el segundo porque Manolo Tena me acompañó y me dio un premio (descanse en paz, maestro) y este porque llego exultante con mis amapolas, que pronto hablarán italiano y búlgaro y porque he dejado de fumar. Cosa que parece no tener ningún sentido en el contexto, pero me apetecía decir que llevo cinco meses sin encenderme un pitillo y no he encontrado mejor momento para compartirlo que hablando acerca de lo que podemos conseguir si nos lo proponemos. Si se quiere, se puede. Un poquito de pensamiento positivo que hace mucho que no me paseo por las frases optimistas de la red y ya estaba empezando a no encontrarle sentido a mi vida.

Sé que hay muchas personas que querrán venir y no podrán, lo siento por ellos. Otras que harán un esfuerzo sólo para hacerme feliz, aunque no les apetezca nada ir un soleado domingo de junio a pasear por el Parque del Retiro y disfrutar después de una cerveza fresquita en alguna de las terrazas de la zona. Gracias por el esfuerzo. No seré yo la que os pida que vengáis, no os hablaré de la ilusión que me haría encontrarme con mis lectores allí ni os contaré cómo hace dos años, en la caseta al lado de la mía, estaba firmando una escritora cuya fila de lectores daba tres vueltas a mi desértica zona (con doble tirabuzón incluido) y, sin pensármelo dos veces, me asomé y le dije: María, mándame a alguno después, mujer… y ella se rio. Muy simpática, sí, pero no me mandó ni a uno solo. Por suerte tengo amigos que se preocupan por mí y que, de cuando en cuando, se levantaban de la terraza del bar y me traían un refresco. Refresco se escribe así, ¿no?

Este año no seré yo la que vaya mendigando lectores porque sé que vosotros, seguidores
de Palabra de Laura y de mis libros, habéis disfrutado en alguna ocasión con mis escritos y tenéis mucha ilusión por recibir una dedicatoria y dos besos de esta que escribe. Sé que lo haréis porque sabéis lo mucho que me gusta entrar en vuestros hogares y haceros felices, y que lo único que queréis ahora es hacerme feliz a mí.
Sois grandes.
Alguno de vosotros estará dudando, pensando si vale la pena o no venir sólo para verme a mí, ya os respondo yo: no, no vale la pena. Así que os adelanto que ese mismo día, 4 de junio (¿cuántas veces lo he escrito?) y a la misma hora que yo estaré, de 12:00 a 14:00 horas, también firmarán Máxim Huerta (cerca de mí, por cierto), Manuel Vicent, Paloma Sánchez Garnica, Sol Aguirre, Joël Dicker, Nando López, Ray Loriga, Laura Riñón (caseta 44), Rosa Montero, María Oruña, Pablo Rivero (Cuéntame…), Blue Jeans, Laura Riñón (caseta 44), y muchos otros. Podéis comprobar la lista en la web oficial si queréis. No están aquí anotados todos los que estaremos allí, pero os podéis hacer una idea de lo importante que es que no hagáis planes para el próximo día 4 de junio porque, aunque os cueste admitirlo, estaréis deseando acudir a la cita que tenéis conmigo.
Por fin, los lectores de mis amapolas y yo juntos.
Un sueño cumplido.
Gracias.


2 comentarios:

  1. Este artículo merece una visita ese dia... El 4 ¿no? Bravo Laura. Por todo

    ResponderEliminar
  2. Como tenía un rato antes de comer, me he acercado a pasear por El Retiro y he ido hasta tu caseta , donde he visto que no paraba de acercarse gente a saludarte, y yo, que me siento incómodo entre la multitud, me he quedado sin hacerlo y sin mostrarte mi cara (la "cruz" ya la conoces). De todos modos, como tengo tus libros en formato digital (salvo uno que regalé tras leerlo), tampoco habría podido hacer lo que se hace en estos lugares: solicitar dedicatorias, así que he regresado al hogar pensando en lo complicado que debe ser hacerse famoso. No sé si yo aguantaría que la gente me pidiese autógrafos o hacerse fotos conmigo (incluso aunque fuese consciente del cariño con el que solicitan esas cosas habitualmente). En fin, en algo tenía que entretener mi cabeza en el camino de vuelta a casa.

    Sea como fuere, seguiremos charlando por aquí en lugar de hacerlo en vivo y, si escribes más cosas, procuraré leerlas mientras el Señor me conserve la vista.

    ResponderEliminar