jueves, 9 de febrero de 2017

Encuentra lo que amas y deja que te mate

Soy mujer de rituales, de sorpresas y de celebraciones. Me gusta celebrarlo todo, a menudo brindo por la vida y porque no tengamos miedo, pero también brindo por la tristeza, que  es parte de la vida. Hoy celebro que mi blog ha recibido más de diez mil visitas el pasado mes enero. Para algunos será una cifra normalita, pero para mí es una barbaridad. Un triunfo y un orgullo, pues si algo tiene Palabra de Laura, es que este fue el primer lugar en el que empecé a compartir lo que escondía debajo de la almohada. Gracias lectores. 

Hoy he recibido un correo de un lector. Me da las gracias-¿me da las gracias?-y me felicita por ser tan valiente por escribir como escribo. De nada. Aunque creo que el escritor ha de ser honesto consigo mismo, porque de otra manera nunca lo sería con el lector. Y, como siempre hago, le he dado las gracias por dedicarme palabras tan sinceras-no todo el mundo pierde el tiempo en decir cosas bonitas-y también le he contestado que la valentía no es más que hacer lo que te hace feliz, al margen de lo que digan los demás y de las puertas que se cierren a medida que te acercas a ellas.

De un tiempo a esta parte tengo un nuevo libro de cabecera, el propio autor lo llama librito pero, para mí, es mucho más que eso. En él se recopilan algunas manías y miedos de escritores consagrados, y muchas de esas frases que un día escribieron, ya las he aprendido de memoria. No quisiera parecer cruel, pero es gratificante descubrir que los grandes escritores también se bloquean, se desesperan, y se asustan delante de un folio en blanco. Pero lo que más me gusta de Escribir es un tic, que así se llama el libro escrito por Francesco Piccolo, es leer las razones por las que sus protagonistas decidieron ser escritores. Y al releer este capítulo en concreto, he hecho lo que hago a veces cuando leo entrevistas o cuestionarios en las revistas y pienso qué respondería yo en cada pregunta-es un ejercicio muy bueno, porque uno acaba descubriendo cosas inimaginables acerca de su propia persona-y he pensado en eso mismo… ¿Por qué escribo? Y tras un rato dándole vueltas a mis recuerdos, he imaginado mi respuesta escrita entre las de los más grandes, y me he venido arriba, pero ¿para qué escribir si no es para dar rienda suelta a la imaginación?

Escribo, porque sólo así consigo vivir todas las vidas que quiero vivir, incluso cuando estoy en un momento pletórico y feliz en mi realidad, me gusta imaginarme cómo sería mi vida si fuera otra persona. Escribo, porque a veces siento la presión de multitud de palabras agolpadas dentro de mi cabeza y, como soy tan desordenada en el habla, prefiero ordenarlas en un papel. Escribo, porque escucho una voz me dicta frases infinitas , y me siento en la obligación de plasmarlas en algún sitio. Escribo porque no hay nada que me haga más feliz que desnudarme en un folio.

En los últimos tres años he publicado tres libros, en noviembre llegaron mis Amapolas en octubre (incluso en esto soy paradójica). No soy ejemplo de nada, pero si por algo cuento mi historia de vez en cuando, es para demostrar que, en esta vida, no hay una satisfacción mayor que la de amanecer de madrugada con la ilusión de hacer algo que te emociona, y que te hace sentir que eres la persona más afortunada del mundo.

Un amigo me recordó hace unos días una frase de Bukowski que, durante un tiempo, estuvo clavada en el corcho que tengo ahora delante de mí:

“Encuentra lo que amas y deja que te mate.”

Y así estoy ahora, muriendo lentamente.


4 comentarios:

  1. Querida Laura, te sigo desde hace tiempo, aunque nunca comento nada. Pero hoy quería dejarte unas palabras para agradecerte todo lo que escribes y transmites, yo no sé mucho de literatura, pero te aseguro que tu manera de escribir es buena porque cala hondo, y eso creo que es lo más importante para un escritor. Felicidades por tus éxitos. Sé que vendrán muchos más, porque tienes un don. Mejorarás seguro, pero el don lo tienes y eso no lo puede poner en duda nadie. Me pareces una persona maravillosa. Un fuerte abrazo. Y gracias a ti.

    ResponderEliminar
  2. Creo que no sabes cuánto gustas. Gracias a ti.

    ResponderEliminar
  3. Hola, te descubrí por casualidad hace un par de meses. Aunque las casualidades no existen. Y estoy encantado, puedo estar o no a favor de lo que escribes, pero no niego que lo escribes muy bien todo. Me encanta. Ya tengo tus libros pedidos. Ya te contaré. Gracias por ser tan franca. Un abrazo.
    Mario B.M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mario. Gracias por tu comentario. Espero tus comentarios. Un abrazo.

      Eliminar