lunes, 21 de marzo de 2016

Todos somos

Tengo claro que todos y cada uno de nosotros tenemos ese algo especial, una magia que nos hace diferentes al resto, que ilumina nuestro rostro, y que nos convierte en seres únicos. Sí, todos lo tenemos, y descubrirlo nos regalará la valentía necesaria para emprender la marcha hacia la conquista de nuestros sueños. Alcanzables todos ellos. Todos.

Puede que mi inspiración decidiera dejar de esconderse hace un tiempo, tras disfrutar del merecido descanso de muchos años pasados. Días en los que ni siquiera me atrevía a ir a buscarla, por miedo a encontrarme con algo desconocido… Todos hemos tenido miedo alguna vez. En ese tiempo, me dediqué a vivir de una manera distinta, no como lo hago ahora que, en lugar de vivir para fuera, he aprendido a vivir para dentro. Definición que puede resultar extraña, pero gracias a la que he aprendido y desaprendido a partes iguales. 
Descubrí que nadar contracorriente ha sido el mayor de los errores, pues el esfuerzo que tenía que hacer, me dejaba rendida y derrotada, y por eso decidí probar suerte, saltar al agua, y dejarme llevar por la corriente… Fluir, lo llaman ahora. Es gratificante aceptar que los errores que cometimos en el pasado los podemos evitar en nuestro presente, sólo cambiando un pequeño detalle, y actuando de manera diferente.
Pero hoy es hoy. Hoy es lo que cuenta, y regocijarse en lo que pudo haber sido y en lo que hicimos mal, o recordar a aquellos que nos hicieron daño, sólo provoca que sigamos perdiendo un tiempo que no nos será devuelto. Nunca.
 
Cuando te colocas en el lugar en el que te soñaste un día, todo se ve diferente. Repasas lo que ha sido tu vida, y acaricias los golpes que, aunque marcaran tu piel, ya dejaron de doler hace tiempo. Entiendes que, como nos pasa a las personas, la inspiración también necesita tomarse un respiro de cuando en cuando, y si me ausento-cosa que no pienso hacer, aunque tenga que venir a hurtadillas-seguiré observando de cerca lo que sucede a mi alrededor… A mis amigas con sus preguntas. Y nuestras conversaciones infinitas. Mis preguntas sin respuesta en relatos inventados. Ellos. Y aquellos. La ironía, los sueños y las emociones… 
Y a la vida que vivo para dentro, que ésa es la mejor de las aventuras que podemos vivir. 
Y todos, sin excepción, tenemos esa vida dentro de nosotros.  

1 comentario:

  1. Es adictiva tu escritura. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar