viernes, 19 de febrero de 2016

Te falta valor

Te falta valor para para atreverte sin pensar en las consecuencias.
Valor para agarrar esa botella y acabar con ella a solas. Qué dirán los demás si lo hago, piensas. Pero ellos  ni siquiera te ven. 

Te falta valor para dar ese abrazo, y ese beso, por si acabas dándoselo al aire. Pero el aire también necesita ser besado, ¡qué caramba! Te falta valor para decir que sí. Casi tanto como para decir que no. Confundes los tiempos, y la afirmación o la negación de tu respuesta están siempre en el lugar equivocado. Te falta valor porque temes el fracaso o el rechazo, y eso condiciona tu decisión.
Te falta valor, porque crees que mañana todo será más fácil. Pero déjame que te cuente algo: mañana todo seguirá siendo igual. Lo mismo. La misma historia. Tú no habrás cambiado y te faltará valor para acabar y empezar de cero. Para hacer aquello que soñaste hace ya tanto tiempo, que incluso tu sueño ha elegido a otra almohada en la que recostarse cada noche. 

Te falta valor para abrir una puerta por no haber cerrado la otra, esa que te mantiene en vilo, atado a un lugar al que ya no perteneces. Te falta valor incluso para escribir esa carta, para dedicar unas letras y hablar de verdad. ¿Acaso temes no tener respuesta?, ¿acaso no sabes todavía que algunas letras se escriben sin esperar más respuesta que la que obtendrá tu corazón satisfecho?

Te falta valor para seguir con tu vida. Porque siempre anhelas algo que nunca llegará. Para disfrutar de los regalos que te han sido concedidos, por creerlos demasiado insignificantes. Valor, es lo que te falta, para dar otro paso y dejar de pensar en un mañana que puede que no llegue nunca, o que se demore más de lo que crees.

Te falta valor para pedir perdón, e incluso para perdonar, y no te importan las personas que tu orgullo o tu rencor dejan en el camino. 
Te falta valor para vivir, pero será la propia vida la que te enseñe que, llegado el momento, te faltará valor para morir. Y entonces ya será muy tarde, porque ese será el único momento en el que tu falta de valor ya nada importe.


Habrás perdido la batalla, y la muerte lo sabe, por esa razón te da tantas oportunidades para demostrar que eres valiente.


Pero te faltó valor.



2 comentarios:

  1. Para que mi corazón se quede satisfecho, y, ¡que coño! Porque me apetece escribirte, te diré que me apetece vaciar esa botella. Pero vaciarla con dos copas, vaciarla a medias. Usarla como red de tenis, sobre una mesa. Tu a un lado, yo al otro, escucharte. Aprender. Me apetece vaciar esa botella.

    @calleversato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bravo!, sirve una de las copas entonces. Siempre es bienvenida una buena conversación. Aprender, aprendemos todos.

      Eliminar