miércoles, 17 de junio de 2015

En este tiempo

Hubo un tiempo en el que todos los días significaba para siempre. Y que las promesas eran cumplidas. Hubo un tiempo en el que rendirse era solo una opción para los cobardes.
Hubo un tiempo en el que la palabra se respetaba y en el que la huida era cobardía. 
Un tiempo de salud y enfermedad.
Alegrías y penas. 
Riqueza y pobreza.
Belleza compartida.

Un tiempo en el que la frivolidad era la excepción. 
Y el daño era involuntario. 
Hubo un tiempo en el se luchaba por aquello en lo que se creía.  Sin egoísmos ni mentiras.

Hubo un tiempo de disfrute de las cosas bonitas. De valorar la suerte del que era capaz de conquistar su fantasía. 
Hubo un tiempo...
De personas íntegras, y de debilidades superadas.

Hubo un tiempo.
Fue pasado. O no.
Fue real o inventado. 
Pero el ser humano pudo vivir en este tiempo. Porque el ser humano es capaz de todo. Incluso de inventar la belleza.

Hubo un tiempo de cartas escritas y leídas con emoción. 
Hubo un tiempo en el que creer era posible.
Hubo un tiempo. O puede que no lo fuera. Puede que llegue mañana. Pero si yo pudiera... si ese tiempo fuera hoy...

Hubo un tiempo en el que el amor era el centro de todo. Y que no se criticaba al que así lo creyera. Porque en ese tiempo que hubo, el amor por la vida era lo que importaba. 

Los ciclos se repiten. Puede que quizá ese tiempo  vuelva.
Esperamos impacientes.





No hay comentarios:

Publicar un comentario