jueves, 5 de marzo de 2015

Soy gay


Indignación Cap. 5
 
Aunque los hombres me vuelvan loca, en todos los sentidos. Loca de amor y loca hasta perder la razón: soy gay.
Aunque pase mis días soñando con el maldito corcel blanco que cada vez es más borriquillo, y suspire por el que lo cabalga vestido de azul, soy gay. Aunque me siente a hablar con una mujer durante horas, y comparta mis confidencias más íntimas, aunque no nos rocemos lo más mínimo, soy gay. Aunque me enamore de ese hombre, y sueñe con su abrazo… Soy gay.
Qué le importará al mundo con quién me acuesto, y qué importa a quién regalo mis besos. Soy buena persona, respeto al prójimo, e intento entender las circunstancias de cada cual, y las razones por las que algunos son como son. Todo lo demás da igual.
Aunque sea gay.

Y aquellos que discriminan, los que señalan con el dedo al que decide vivir su sexualidad en libertad, aquellos son los desviados. Nadie es nadie para criticar lo que cada cual hace en su intimidad, ¿o es que tienen miedo de caer en una tentación que ellos mismos anhelan? No intenten convencerme, no se atrevan a decirme que mi cabeza sufre un mal, no pretendan curarme cuando son ustedes los que necesitan tal cura.

Soy gay, sí. ¿Y?

Amanezco feliz esta mañana, feliz y gay, y me encuentro con la imagen de un joven siendo lanzado desde lo alto de un edificio por cometer el mayor delito de su vida: ser gay. Esos tarados de esta nueva era, esos que desde lo alto jalean, ¡ignorantes asesinos! Esos que ahorcan a otros tantos jóvenes por la misma razón... Esos son el pecado del que tanto hablan cuando nos miran a nosotros, a los gays. Esos son el odio y la enfermedad. Indignación es lo que siento otra vez. Indignación sin cura.

Sí, hoy soy gay, más gay que nunca. Y además de sufrir esta grave enfermedad resulta que también soy mujer. Algunos no tenemos la suerte de nacer perfectos… ¿Qué le vamos a hacer?
 
 

6 comentarios:

  1. Gracias palabra de laura, es necesario que las voces anónimas griten su indignación. Un saludo y ya tienes otro seguidor. Gay como tú ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. A veces la indignación me hace perder las formas. Un saludo. Y gracias.

      Eliminar
  2. Hoy, la mañana de sol se oscurece.
    Parece como si sólo nos quedara la acción de adherirnos y de denunciar los ataques a la vida humana de los fanatismos de uno u otro extremos. Digo fanatismos porque tales extremos se tocan cuando hablan de defender lo que ellos consideran “su verdad” y despejar todo aquello que es un rasgo fundamental de cualquier especie viva: la diversidad. Esa diferencia que significa respeto, buen uso de la libertad, ejercer la responsabilidad de ser... valores que se acrecientan a través de la educación, de la culturización, de la creación de ciudadanía. Por desgracia, parece como si las religiones pretendieran el analfabetismo del pueblo para someterlo a los miedos de todo tipo hasta el extremo de dar muerte a quien desee ser distinto por cualquier motivo. La historia está llena de ejemplos. En España, se suprime la Inquisición sobre el año 1835 y, ¿quién es el último que la padece? Un maestro. Y cuando la República Española es defenestrada, ¿a quiénes persiguen, entre otros? A los docentes. Un pueblo analfabeto, en el que los dioses son los que dictan sentencian y sus seguidores poseen el brazo de su “justicia”, sólo se mueve por la libertad del terror.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es José Luis, la cura del analfabetismo resolvería muchos problemas. Sé que al escribir acerca de esto hablo de algo que lleva ocurriendo por los siglos de los siglos, pero es hoy cuando yo estoy aquí, y no me puedo quedar indiferente. No me quiero quedar indiferente. Una pena que letras como estas tengan que ensuciar mi rincón... ¡Ojalá puede limpiarlo!

      Eliminar
  3. Una burrada más de unos salvajes.

    Lo más triste de todo es que los peones que llevan a cabo estas burradas, probablemente no sean más que pobres diablos aterrados con la posibilidad de morir si no matan, o con el cerebro tan dañado por las continuas consignas y letanías que les repiten a diario, que hasta están convencidos de que lo que hacen es lo correcto.

    Mientras tanto, cómodamente guarecidos en algún lugar señorial, los ideólogos y artífices de tanta barbarie, hacen todo aquello que han enseñado a otros a odiar y se ríen de tener controladas a tantas personas a las que envían a cometer todo tipo de vilezas en pro de sus intereses.

    ¿Cómo es posible que unos pocos consigan manipular a tantos y, con su ayuda, aterrorizar a muchos más?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La manipulación del grupo es posible gracias a la falta de educación, y no hablo de las buenas maneras, sino de la educación en el amplio sentido de la palabra. EL analfabetismo y la ignorancia son el principio de todo, son la razón por la que locuras como ésta sigan ocurriendo.
      Opino, desde mi ignorancia...

      Eliminar