jueves, 19 de febrero de 2015

El regreso


Hablaron en silencio.

Después de unas semanas en las que habían vivido alejados y olvidados, en su reencuentro lo único que compartieron fue el silencio. Ya estaba todo dicho desde mucho antes de alejarse, y no eran necesarias palabras para llenar el incómodo vacío. Regresó emocionado, con un ramo de margaritas blancas y con la ilusión de un nuevo comienzo. No hubo reproches ni palabras de castigo. Un mero hola mi amor con un beso en la mejilla, y el calor de su añorado abrazo.

Pero ella no podía contenerse, quería saber, necesitaba entender que él no estaba inventado una mentira para seguir a su lado, porque eso no se lo perdonaría nunca. Te quería demasiado para retenerte conmigo y si no te hubiera dejado marchar al final te habrías ido a la fuerza, y entonces tu orgullo te habría impedido regresar, querías libertad, y volaste, pero yo sabía que regresarías, sabía que en algún momento entenderías que yo soy tu hogar. Necesitabas escuchar otras voces, encontrar otras musas, descubrir otros mundos…, y yo no podía negártelo, porque quererte era concederte todo lo que anhelabas. Pero en estos últimos días te he sentido más triste, y he creído que ya era momento de regresar…

Se abrazaron hasta quedarse dormidos.

No hicieron falta más palabras. Ella se pasó la noche en vela, mirando las estrellas tumbada junto a él. Se sentía la mujer más dichosa del mundo, llevaba casi una vida convencida de que algún día encontraría a un hombre capaz de amar así como ella concebía el amor, desde la libertad y la admiración mutua, un amor que no entendiera de egoísmos, ni de posesiones, porque para ella amar es dejar en libertad al ser querido, y así, sólo así podría quedarse a su lado para siempre.

Y siempre había sido él…

5 comentarios:

  1. ¡Cuántas vidas puedes vivir con tu pluma!:.. qué privilegiada debes sentirte.
    Gracias por emocionarnos... espero que su regreso esté cerca.

    Un enamorado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho... me siento una privilegiada por vivir lo que escribo, ¿o era al revés?...

      No son mis regresos los que importan sino los de los que me leen e inspiran.

      Saludos "enamorado" y gracias.

      Eliminar
  2. Brutal!!!!!!!!!!!!!!!!Enamorada me levanto...

    GRACIAS POR EXISTIR... SI SUPIERAS CUÁNTO BUENO HACES

    ResponderEliminar
  3. ¡Vaya!; pues no, no lo sé.... pero si ayudo a que personitas como tú amanezcan con esa sonrisa, ¡¡afortunada soy!!
    Gracias por vuestro tiempo, porque sin él yo no existiría...

    ResponderEliminar
  4. Hija... me dejas alucinada... cada letra tuya está perfectamente colocada... por favor que alguien te descubra y te muestre al mundo... Gracias.

    ResponderEliminar