martes, 27 de marzo de 2018

No toda mujer tiene algo de puta

Hoy me he topado con un artículo: Toda mujer tiene algo de puta. Después de leer el título, creía que nada me sorprendería, pero al llegar al final sólo he podido decir: ¡Oh, cielos! He pensado en mandar un mensaje a la autora. Sí, autora. Ella. Pero hoy amanecí generosa y he decidido hacerle publicidad gratuita porque como mujer -no puta-, me adjudico el derecho a opinar acerca del citado texto.

Dice el escrito, entre otras muchas cosas, que las mujeres que llevan los labios rojos, y visten minifalda son consideradas putas. ¡Toma ya! Me digo mirando de reojo las barras de labios que hay sobre la cómoda. Pues no, no estoy de acuerdo. De hecho, hace unos días me sentí felizmente guapa con mi vestido y mis labios rojos. Además, creo que las mujeres que desempeñan la profesión más antigua del mundo, merecen un respeto. Muchas de ellas son engañadas, secuestradas o maltratadas por algún malnacido, o se han visto en la necesidad de ejercer esta profesión para alimentar a sus hijos, o lo hacen porque les da la gana. Y antes de juzgarlas a ellas, posiblemente empezaría hablando de sus clientes. Pero no seré yo la que juzgue sus vidas, porque  nunca he tenido que ponerme en sus zapatos.

El hombre quiere una mujer que lo satisfaga pero si se comporta sin miedos y con los pantalones bien puestos para decirle al mundo lo que desean, es tachada como puta. Lo confieso, me quedo sin argumentos para debatir afirmaciones como esta. Hasta donde alcanza mi memoria, siempre he sido una persona con pocos miedos y con decisión ante la vida, ¿¡seré puta!?...  Nos hemos encargado que la mujer ideal sea una madre abnegada, una esposa sumisa, una hija solapada, esa mujer intachable a la cual jamás se le relacionaría con algún acto carnal y es por culpa misma de las mujeres que el hombre las ha sometido a cumplir esos roles que aún son notorios después de 14 años de transcurrido del siglo XXI, y esto continúa, leo y releo algunos párrafos creyendo que los he leído mal, pero no. Dicen lo que dicen. Y yo alucino cada vez un poco más. Nunca he sido partidaria de fomentar estos debates sexistas, pero si algo tengo claro, es que hombres y mujeres somos diferentes. Y mucho. De nada sirven algunas comparaciones.

No soy feminista, ni sexóloga, ni terapeuta… Soy simplemente una mujer que se rodea de mujeres que, como mi madre, siempre ha cuidado su aspecto, y a la que nunca he visto como madre abnegada; de amigas casadas o emparejadas que han encontrado a la persona con la que compartir sus días aprendiendo a respetarse como lo que son, personas sin más; de mujeres felizmente solteras, que no se esfuerzan en dar explicaciones. Mujeres que han expresado sus sentimientos, y han compartido sus fantasías sin miedo a que las tacharan de putas. No generalizaré, porque sé perfectamente que no existe una norma que nos haga a todas iguales, cada cual tiene una circunstancia, unos valores y una educación, pero creo que no debemos juzgar tan alegremente, porque es difícil conocer la historia de cada cual.

Entiendo este escrito como un grito de guerra, una extraña necesidad  que tienen algunas mujeres de tener que demostrar siempre que son mejores que los hombres, que no los necesitan porque son felizmente independientes. Y cuando esa soltería es una elección, el insulto sobra, pero si la soltería es una obligación entonces la cosa cambia. Uno de los grandes errores de este mundo en el que vivimos es que creemos que para defender nuestra posición hemos de criticar al resto, cuando todos somos libres de elegir el lugar en el que queremos estar. Pero claro, eso a veces cuesta, y el insulto es el camino más fácil.

No, no todas tenemos algo de putas, y no, no todos hablan así de las mujeres. No generalicemos por culpa de unos cuantos que nunca supieron respetar a una mujer, puta o no. Si queremos que nos respeten, tenemos que empezar respetándonos entre nosotras.



PD: Para ser justa, aquí dejo el enlace del blog que menciono, que por cierto, me ha entretenido un rato. http://boudoircolombia.co/blog/2014/11/toda-mujer-tiene-algo-de-puta/

7 comentarios:

  1. Bravo. cuánta razón tienes, las faltas de respeto vienen de las propias mujeres. Hacerse respetar es el primer paso ser respetado, seas hombre o mujer. Gracias. Tienes mucho que decir y nosotros mucho que aprender. gracias.

    ResponderEliminar
  2. Javier Berger Ochoa27 de marzo de 2018, 21:18

    Ole ,olé y olé !!!

    ResponderEliminar
  3. Vaya!!! Mi madre está viendo unas novelas Turcas que transmiten por un canal Youtube. Yo no veo novelas, pero me ha llamado tanto la atención el color rojo del pintalabios y pintauñas de algunas actrices que estoy obsesionada buscando un color rojo de pintauñas... Eso me hará puta? No sé qué palabra debo poner a mi asombro. Encima de todo sigo patrones distintos a lo que dicta la sociedad, soy felizmente soltera y decidí no ser madre. Supongo que por eso me miran diferente. Pero yo los miro diferentes a ellos. Eso es totalmente contrario a ser puta.
    Gracias Laura por compartir.
    Un gusto leerte como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que lo mejor es ir a nuestra marcha, hacer lo que nos plazca sin faltar el respeto y seguir... Siempre habrá alguien a quien no le gustemos. Vaya. Lo sentimos. Gracias.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. El artículo al que nos remites es una crítica a los que catalogan como putas a quienes visten como quieren, se relacionan con quien les place y desarrollan su vida sexual como les da la gana.

    Sí que detecto una generalización excesiva en lo tocante a la facción masculina de la humanidad. Estoy convencido de que hay muchos hombres que piensan tales cosas, pero quiero creer que no son mayoría. No obstante me temo que aún queda mucho por hacer para que se erradiquen esas ideas de "machito" de muchos que solo ven a la mujer del modo que describe la articulista.

    El pecado de la generalización lo cometemos casi todos. Con frecuencia tendemos a pensar que lo que ocurre en nuestro entorno (muy poco extenso en ocasiones) es lo que ocurre en todas partes. Tal vez quien escribió ese artículo está rodeada de memos que la han hecho creer que todos los sombres son así de estultos.

    No ha estado afortunada en el título de su artículo porque, tal vez sin querer, ha dado el triunfo a quienes tildan de puta a cualquier mujer que les caiga mal.

    ResponderEliminar
  5. Prefiero tu artículo mil veces Laura. He leído la página que indicas y me parece todo muy exagerado. Subyace la típica oposición hombre mujer como si fuéramos enemigos irreconciliables. La faltan muchos matices a ese articulo. Un saludo.

    ResponderEliminar