sábado, 20 de julio de 2013

Encuentros inesperados


A veces aparece alguien sin previo aviso. Sale de la multitud y elige el asiento que hay libre a tu lado.
Compartes palabras inconexas, frases sueltas que se completan un poco más con cada segundo que pasa, pensamientos confesados sólo a aquéllos que nos conocen de verdad.
No piensas en mañana, ni en ayer; sólo disfrutas de este rato que te ha sido regalado. Compañía fugaz acompañada de cerveza fresca, palabras con música y sonrisa imposible de borrar.
Aparece de la nada, mostrándote una forma de vida y una emoción de la que tú presumes desde hace mucho tiempo. A veces vemos en otra persona aquéllo que nosotros mismos ya tenemos, pero perdemos el tiempo en mirar y anhelar lo que otros tienen... Aunque sean exactos a nosotros.

No hacen falta despedidas, ni tampoco un saludo de compromiso, no hace falta una palabra que justifique el instante que la vida acaba de regalarte con el único fin de hacerte ver lo afortunado que eres, por tener lo que tienes, por haberte convertido en tu sueño y por descubrirte cada día como una mejor versión de ti mismo.
Hay almas gemelas que aparecen, no para quedarse a nuestro lado eternamente, sino para mostrarnos cómo somos realmente cuando por alguna razón estamos empezando a olvidarnos de nosotros mismos.

Lo mejor siempre está por llegar, mientras tanto no ignores a aquel que ocupa el asiento libre que hay a tu lado, pues la locura cuerda de la que tanto presumes es un don que otros muchos también tienen, y conocerlos a ellos es darte la oportunidad de conocerte un poco más tí mismo.

1 comentario:

  1. Que razon tienes querida amiga!!!!
    Bordas las palabras con sensaciones muy reales.
    Love you!!
    One pax pero de altos vuelos.

    ResponderEliminar